Messi fue mucho Messi y lleva al Barza a Cuartos. Adiós a Callejón.

Ganó el Barça y selló su pase a cuartos de final, donde se medirá al Bayern. El temor que había respecto al partido contra el Nápoles se confirmó cuando a los 90» Mertens disparó al poste. Pero el gol de Lenglet fue el preludio de la exhibición de Messi en la primera mitad. A pesar del 3-1 antes del descanso, no peligró el pase.

Tras la derrota contra Osasuna y el adiós a LaLiga, Setién y Messi se vieron las caras y se aclararon muchas cosas. De aquel encuentro salió un digno Barça en Vitoria y esta versión contra el Nápoles más que aceptable, lejos de la perfección, pero competitiva en todo caso. Ya dijo Arturo Vidal que todo había cambiado tras aquella reunión. ¿Y si funciona ese pacto? El Bayern será mucho más potente y peligroso, pero el Barça recuperará a Busquets y Vidal, cuenta con un muy en forma De Jong, quién sabe si con unos minutos de Dembélé

Fue el Messi de las grandes noches europeas, el Messi motivado e inspirado, un golazo marca de la casa, otro que el VAR anuló para sorpresa de todos, el penalti provocado… El golpe recibido le disminuyó, o se quiso dosificar, ya con el resultado muy a favor, pero con esta versión del argentino la Champions es más posible para los azulgranas.

Messi corrió a la presión como solo la corre en la Champions y provocó el error de Koulibaly, que recordó a Varane en el Etihad. El central, cuya cotización perdió un puñado de millones en el Camp Nou, no vio venir a La Pulga y cuando quiso despejar lo que despejó fue la pierna de Leo. El penalti era indiscutible pero tardó el 10 unos minutos en poder levantarse, muy dolorido, cojo hasta el descanso, en vilo el barcelonismo. Afortunadamente, pudo acabar el partido.

Se sucedieron las jugadas polémicas en una primera parte de lo más loca. Primero el Nápoles pidió que se anulara el gol de Lenglet por empujón, luego el VAR anuló un gol por mano de Messi que sólo se vio en el VOR, después llegó un penalti más claro imposible de Koulibaly sobre Leo que tuvo que verificarse en la pantalla y acabó la primera mitad con otro menos claro pero pitado de primeras por patada de Rakitic a Mertens.

José Callejón puso fin a su exitosa trayectoria en el Nápoles. Siete años, casi 350 partidos, dos Copas de Italia y una Supercopa y lo que es más importante, el reconocimiento y cariño de la apasionada hinchada napolitana. Jordi Alba le robó la opción de marcar en el buen arranque de partido italiano. Partido gris del andaluz, que se fue en el 70′ sustituido. Gran historia la suya en San Paolo.

Tomado de:

Marca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *